jueves, 23 de marzo de 2017

42

Manipulación


Están calmadas las noticias en los telediarios,
parece que no existen las hambres en el mundo
ni nadie está afectado del mal de las miserias.
Las tierras ya no sufre batallas entre hermanos
ni las madres sollozan por las llagas de sus hijos
ni los hijos claman por la muerte de sus padres.
Nada se publica en las pantallas, apenas
un detalle de Siria o de Líbano y nada
de Somalia, de Eritrea, de los kurdos.
Sólo Trump acapara las noticias,
ni el ébola, ni los bokoharam, ni el reino
del terror en Filipinas,
ni la graves epidemias en los trigales
nos merece la pena,
ahora
por desgracia, un golpe en nuestra casa
rellena otra vez los prime time
de flores in memoriam, de velas titilando,
de frases y epitafios hermosísimos
y de un tenemos que seguir hacia adelante
no 
nos 
queda 
otra.

.

.

41

Maremagno

No tengo lucernas que me alumbren
en esta noche umbría ni luna que ilumine
las sombras de mi bosque. No tengo
faroles en mis jardines que espanten
las fieras deletéreas que asolan los rosales
ni se encienden los neones de las calles
en plena madrugada para que vibren los solos
un poco de mañanas. Y en estas negruras
ilimitadas que brotan en mis mares
no existen destellos de esperanza ni los brillos
que desprende el oleaje se instalan
en los ojos de los ahogados. Siquiera
las almas que nos llegan en busca de sus sueños
vislumbran una bujía que les guíe.

.

40

No soy yo sino mis circunstancias

Otra vez aquí
desoyendo a mis críticos
que me incitan a la huida,
fomentando incendios
en mi propia casa,
a la espera 
de que el mundo
que se mueve en mi entorno
se despierte y se alce
y se crezca y respire
para escribir algún texto
que merezca 
la
pe
na.

.

miércoles, 22 de marzo de 2017

39

Lluvia

Retoma la lluvia estas parameras
y el bosque se viste de verdores y de grisuras;
la tierra se decora con espejos alunáticos
y exhala un aroma antiguo a humedales.
Se extravían los ruidos en los arbustos
y los pájaros acallan sus trinos en los nidos
arrullados por el leve crepitar de las gotas
en las ramas. La mar deglute las aguas
de los cielos y solo las cálidas farolas
iluminan la umbrosa soledad de esta noche,
no hace un frío que se cuele hasta los huesos
ni un viento que te agreda gravemente
las flores recién vivas del naranjo,
tan sólo, amor, es tu ausencia
el único dolor que no se apaga.

.

38

Llamada

No, no deberíamos consentir
que os devoren la mar, que las fauces
de las aguas se adueñen de vosotros
para siempre. No, no deberíamos
permitir que os desuelen la esperanza,
que os oxiden la alegría,
que os instalen los inviernos 
en las miradas, que os roben los sueños;
habríamos de inventar algún milagro
que os multiplique los panes,
que os brote el maná 
[en vuestras tierras]
y recobréis una vida digna y libre.

.

37

Sentencia

Cualquiera, 
en cualquier sitio,
puede asestarle 
un disparo a la piedad
y dejarla 
gravemente herida.

.

martes, 21 de marzo de 2017

36

Dislexia onírica

Es la hora cruel de los insomnios
o digamos 
que es la hora cruel en que los sueños
se empecinan en hacerse realidad
sin anestesia y entonces, despierto
y consciente, me acerco despacioso
al rompiente y un albatros,
sustentado en el celeste brilloso de una nube
me incita al vuelo con ternura
y otras veces
me adentro en el extraño laberinto
de mi vida y la recorro de nuevo sin memoria
y me pierdo aquel día de diciembre
en que me hallaron de repente a medianoche,
mas ahora, en este instante de extrañezas,
en mi asomnia 
deletreo tu nombre con mis manos
y palpo tus letras dulcemente y pronuncio
el acento de tu lengua con lascivia.
Es mi hora cruel de los insomnios, amor mío,
y espero que desees adentrarte
nuevamente en mis sueños
cuando lleguen.

.


35

Vi

Vi los mares alertarse ante las calmas
y agitarse convulsos por salvarse
de esa abulia, por ser mares otra vez
y vi las tormentas
en las noches plácidas de un invierno
ahíto de grises y de heladuras
y en las acres ciudades de los humos
vi a hombres cansados hasta la médula
de ir bordeando el precipicio
y en las suaves primaveras de mi patria
vi brotar malicias en los púlpitos
y cantos sincopados a las barbaries
de otros pueblos y al final, aquí mismo,
vi a los sabios, exhalando exabruptos
en las teles, recubiertos de oros y de metáforas
y a las gentes las vi
paseando con sus himnos a las tristezas
disfrutando del murmullo de las olas
y el suave hedor de la utopía
lo vi diluirse en las gargantas
de los próceres
sin que nadie pareciera sonrojarse.

.

34

Advertencia

Me conozco, desde hace tiempo,
casi desde siempre o quizás
desde hace unos cuantos días,
pero me conozco y sé que soy
un tipo deleznable, me gusta
el rocío cristalino de las mañanas,
sobre todo en primavera,
y el cálido discurso de la tarde
cuando va desde el azul-celeste
hasta el callado granate del ocaso
y me gusta, cómo no, 
la mar cuando se enciende en la noche
recién viva. Ya te digo, amor, soy
un individuo reprochable, me gusta
recitarte al oído versos tripleequis,
palabras prohibidas a los poetas
como malva, lucernaria, 
cuerpo que se adhiere a mis sueños
hasta el éxtasis, renacerme
fulgurante entre tus sábanas ardidas
y estío por tus labios sin descanso.
Soy, te lo advierto, poco recomendable,
iré a devorarte ferozmente, a beber
de tus fuentes, a saciarme en tu carne
hasta la gula y sobretodo, te recorreré
desde el norte hasta tu este, desde el sur hasta el oeste
y en todas tus todas latitudes y longitudes
y bisectrices, amor mío,
no te fíes
de
mí,
soy el alud que te recubre
de lujurias,
un ente malicioso
que te ama.

.

lunes, 20 de marzo de 2017

33


Misceláneas 

Por las luces tempranas de este día
nacidas de la lluvia y de los vientos,
por los campos anegados de estos páramos
en que lucen las garzas sus plumajes,
por estos bosques silenciosos
en que silba persistente el Levante,
por estas calles desoladas de cemento,
por los brillos macilentos en las ventanas
que reflejan los grises nubarrones
de mi pueblo, por estas horas del insomnio,
por la eterna madrugada en que te alcanzo,
por el alba que rotura con sus prisas
a mis sueños, por la mar, por tu sombra,
por tus ojos, por tus labios.,,

me extravío.


.

32

Instante

Bandadas de plumajes, de ingravideces,
de volátiles criaturas, de gorriones
convierten a mi patio, en este marzo,
en una fiesta.

.

31

Lunes

Esta gota de luz, esa plata gris
que tras las nubes, otra vez
en marzo, se nos disipa
y frúncese su halo
hasta la nada.

.

domingo, 19 de marzo de 2017

30

Contraposición

Ahora y aquí, quería un grito de protesta
por los numerosos exiliados de sus patrias,
por los niños que malviven bajo el frío
en los ojos de los líderes sociales,
por las madres que sufren el expolio
de sus sueños. Ahora y aquí iría
un lamento por la furia de las bombas
en las ciudades, por los muertos que quedan
expuestos a la intemperie, por el aumento
de la audiencia si los coágulos
se enseñan en prime time. Iría, mi amor,
un rictus doloroso, un gesto de la nausea
que me llega por esta inacción de los pudientes,
de los políticos, de los jerarcas.
Ahora y aquí, amor mío, 
iría un responso a las catástrofes,
un salmo a las tragedias
y no
esta vital necesidad de decirte
que te quiero.

.

29

Datos

Esta luz que tiembla, ese faro
que titila a lo lejos, estos mares
turbulentos que reflejan
las farolas del paseo. Esas olas
que raen las rocallas tercamente,
este rosario 
de hermosísimas luciérnagas
que sumergen su imagen en el río,
esta forma temeraria de pensarte
a estas horas noctivagas,
esta causa de escapar de tus recuerdos
tan inicuas, este frío, este viento,
este bosque que dormita a mi lado,
soy yo
y
mi
paisaje.

.


28

Clima

El frío que mañana nos anuncian
desolará de nuevo
las flores del almendro y los jazmines
eternos sufridores de este otoño
se teñirán de sepia. El frío
que llegará a estos páramos
esta semana
hará que los pájaros que anidan
en los naranjos
nos tiriten de dudas
si recuerdan el invierno.

.

sábado, 18 de marzo de 2017

27

Desvarío preactual

Quiero pensar que existes,
que habitas en un lugar concreto
al que algún día iré
para saberte; pienso que recorres
paisajes ahora imposibles,
islas que aún me huyen del destino
o ciudades luminosas diferentes 
a estas que se hallan en mis mapas.
Quiero que existas
aunque fuese en los sórdidos 
puertos de los nadies
o en los oscuros suburbios 
de los crímenes. Quiero que existas
aunque fuera en los hondos resquicios
del invierno, en los bosques
frondosos del deseo
o en las ingratas horas del insomnio,
que existas sea donde sea
seré yo
el que acuda
a tu encuentro,
amor mío.

.

26

Imaginar

Imagino un ritmo a soledad
entre los árboles, un pétalo que duerme
en los rincones eternamente,
una luz que se apacigua en la mirada
cuando al fin te alumbra las pupilas
y un pájaro que vuelve a su nido
y descubre un hogar. Imagino
un día de verano amaneciendo
entre tus sábanas, una tarde de otoño
abrazados, una primavera
mirando el ocaso entre jazmines
y un invierno que ardiese furibundo
en nuestros besos.
Te imagino...

.

25

Tesón

Las piedras van quedando
pese al viento, pese al mar,
las piedras,
incólumes las piedras,
van quedando
poco a poco
hechas añicos,
dale tiempo.

.

viernes, 17 de marzo de 2017

24

Enredo

Con la mar altiva y turbulenta,
con la tarde investida de nuevos vendavales
entre mis pinos, con el antiguo aroma
del café y los jazmines, con el suave ocaso
que devino en mis costas descarnadas,
con las amenazas de lluvia
que anuncian los meteorólogos
y que aún no se han cumplido
y con estas ganas inmensas de besarte,
amor mío,
transito la noche desde aquí
hasta mi insomnio
y te escribo
y te escribo desvaríos,
quizás
los últimos desvaríos
que
te
escriba.

.

23

Pluma y raíz

Quise ser vela y pulmón,
globo y botella 
errante por los mares,
pájaro sin rumbo o emigrante
que fuera de país en país
con un sueño en los dedos
pendiente de cumplirse.
Quise ser 
eterno viajero por los mapas
más ignotos,
buque que atracara
en los puertos más lúgubres,
marino que habitase
los cálidos suburbios
de espléndidas muchachas
que ansiaran amarme con locura
y por unos instantes,
apenas unos cuantos solamente,
me adentré en la luna
que reflejan las aguas remotas 
de océanos sumisos
o en el mar de leva 
de fieras  tempestades
metidas en los anfractuosos 
resquicios de mis sueños.

.

22

Ilusión

Queríamos alcanzar el nuevo mundo, 
es decir llegar a Nueva York
para conocer sus calles numeradas,
las tardes en Manhattan
con sus crepúsculos de hielo
y sus flores en primavera;
esperar en el Bronx
aquella aventura inesperada
que vimos en el cine
e ir al Central Park
para conocer a la chica
perfecta de los sueños
leyendo en un banco
los sepias del otoño
entre los fríos de la ausencia 
y la seroja;
pero nos quedamos aquí
con un inglis spanish
para escuchar a Sinatra,
a Nina, a los Credence
mientras leíamos a Bukoski
destrozando su hígado
y al pájaro atrapado en su pecho
le ahogase sus plumajes
para ahondar en nuestras penas
y nos quedamos aquí
en un pueblo del sur
repleto de arcaismos
sabiendo que esos mundos,
es decir esa metrópolis
clavada en los deseos,
instante tras instante,
se nos iba de las manos.

.

jueves, 16 de marzo de 2017

21

Divagación

Tras este ocaso de mar y malvas
desde el rompiente vi a mi mundo
caer despacio en sus umbrías
y a las gentes que invisibles
se recluían en sus hogares
para huir de este viento
de las torturas y de los fríos,
amada mía, no pude verles
sus rostros gélidos
tras el crepúsculo
se hizo noche espesa y noche cruda
con una luna que se apocopa
sobre sí misma como de anemia,
como si tísica
nos alumbrara
con sus coágulos, 
con su amaurosis,
con sus penurias.

.

20

Declaración

Señor, no me queda nada que decir
sobre esta mar de los naufragios,
ni sobre el sur que es tan sur
en estos páramos entre los pinos
y de las ciudades que me rodean
tampoco tengo una palabra
que las defienda de sus pobrezas,
de sus umbrías, de sus ruinas.

.


19

Meteo

Esperamos la lluvia que no nos llega,
permanece atada a las grisuras
de esas nubes tristes y oblongas 
y sin embargo
se me hace el viento 
dueño tiránico de mi paisaje
y su locura seca en las ventanas
y sus trastornos húmedos
cerca del mar
hacen que el mundo
que me rodea
padezca un vértigo
de frío y hojas.

.

miércoles, 15 de marzo de 2017

18

Sépase

Porque sucede que el Levante gira y gira
desde el mar hasta mi bosque y las nubes
se enrocan en mis cielos; porque es la luna
esplendorosamente llena y hace frío,
porque miro este descampado que se extiende 
desde el alba hasta el crepúsculo
con sus brillos otoñados y sus grises macilentos,
y te adentras sigilosa en mis ideas
amor mío,
porque existe un salmo al amor apasionado
en tus palabras y no un canto único a la carne,
porque te haces a este marzo de sorpresas
con un cúmulo de risas en tus relatos,
yo te sueño.

17

Realidad

No tengo wisky al que aferrarme
para justificar mis ripios, de tenerlo
podría decir: Esta náusea insoportable
se me anuda a la garganta si te veo
ciudad de las maldades o los humos
infectos que se adentran en mis venas
son el hálito venenoso de tus labios
si me besas. No tengo en este torrente
rojizo que me baña el aliento del alcohol
que justifique la maldición de mis letras
y entonces solo puedo divagar
entre el brumoso halo de la luna
de mi noche o el viento que se enreda
silbando por mis pinos, no hay otra.

.

16

Obviedad

Discurre la vida desde entonces
hacia adelante, desde los inicios
hasta el fin y aquí estamos,
absolutamente todos,
sencillamente
transitando...

.

martes, 14 de marzo de 2017

15

Déficit

Tenemos 
eucaliptos ancianos, mares pacíficos
en ocasiones y dunas que juegan a ser volátiles.
Tenemos calles antiguas con aroma a vides
y torres de iglesias con sus cigüeñas
y tenemos pinares vivos a flor de playa,
luna que sabe que es poesía y una lluvia
intensa y vidrio y un desastre en nuestros pasos
con sus cadenas, con sus raíces,
con sus rezones
que nos impiden hacernos ave.

.

14

Manifiesto

En esta noche de luna y lluvia
en estos páramos al sur de todo,
en estos campos de los arbustos
que dan cobijo a los más frágiles.
En esta noche y en estos campos
en que los solos están más solos
y la distancia es un naufragio
para los besos que aún me debes.
En esta noche de plata y nubes
en mis insomnios
te necesito.

.

13

Me das un beso
y este fuego en las mejillas
no se me calma.

.

Sobre mis hombros
se desploma la noche
furiosamente.

.

Entre los pinos
la luna se rebrota
sobre la lluvia.

.

Nace otro mundo
después de mis ocasos
en este bosque.

.

Por las aceras
torrenteras de luna
van discurriendo.

.

La lagartija
escapa de las gotas
de este diluvio.



.


lunes, 13 de marzo de 2017

12

Instantánea

Y ahora que la noche 
se extiende por mi bosque
tercamente
y la luna se apaga tras las nubes
exhalando un canto a la pobreza
de sus brillos y ahora
que la noche
se enroca entre los árboles
y el  viento expele sus silbidos
lastimeros por las ramas,
por las tapias, por las puertas
de los sueños hasta agotarlos,
ahora, amor mío,
a esta hora de los solos
yo te tengo.

.

11

13 de marzo

Las calles otoñadas de mi pueblo
se vierten solitarias a la noche
grisácea de este día, los parques
se enfrían con el sepia
que prosperan en las hojas
del almendro y las gentes
se hacen introspectivas
a la espera de que el sol
nuevamente
les alumbre.

.

10

Vendaval

En los árboles que rodean a mi casa
se enrocan los vientos de poniente,
el frío que se cose a su lengua,
la pálida tristeza con que pintan
a mi paisaje.

.

domingo, 12 de marzo de 2017

9

Contrastes

Y ahora tú, amor, cargada de distancias,
absortos tus sueños en otros parajes
tan lejanos como la más lejana nebulosa,
paseas ensimismada entre las piedras
de ese antiguo viaducto
que te acerca a tu destino. Y yo,
amor,  en esta cárcel de árboles dementes
y de flores recién vivas que se evaden
tan pronto con los vientos
dócilmente me someto a tus amnesias.
Y yo, amor, aquí 
entre la mar y el asfalto,
entre el azul y el oscuro
contraste del domingo
de guardar,
de guardar
a
ti
te aguardo.

.

8

Dos caras

Cómo juegas, oh sol, con tus acólitos,
fueron las horas del alba calurosas
y fuego fueron sus caricias al mediodía
y ya inclinando tu giro hacia el ocaso
te hiciste aliado de los vientos
y nos helaste la noche.

.

7

Desorden

Tengo mi habitación revuelta:
Apuntes espiando sus silencios en los estantes,
palabras que se guardan en los cajones
con sus sonidos apagados y sin música
que les sirva de alivio. Todo está
revuelto: las ideas, las memorias SD,
los discos duros abarrotados de deshechos
y las hojas en blanco ordenadas...
ordenadas y esperando.

.

sábado, 11 de marzo de 2017

6

Acontecimiento

Está loco el mundo ahí afuera
el viento reaparece con un frío en sus entrañas
extrañamente árido. Las sombras de mi noche
danzan dementes entre los pinos
y tú te haces presente a cada instante.
Está el paisaje umbroso como un sótano
expuesto a la espesura de sus muros
y el aire se bebe la humedad de los rincones.
Pero aquí, junto al olivo, aquí junto al almendro,
aquí junto a los pájaros
que silencian sus temores en los espinos
frondosos de estas buganvillas malva y rosa,
aquí la luna es inmensa como el mar,
inmensa como el dios de los sin límites,
hermosa como el iris de tu alma,
dulce como el dulce de tus labios,
amor mío.

.

5

Vaticinio

Es sábado de marzo de un año indefinible,
tú estarás celebrando el brote de otro siglo,
quizás de otro milenio y en la noche nebulosa
de ese sábado de marzo de un año por venir
estarás sentado en mi jardín admirando
esta misma luna que ahora 
yo 
admiro.

.

4

Deficiencias

Sé que me recreo, que no puedo
escribir de otra manera o que pudiendo
me resulta más sencillo
abusar de las luciérnagas, del azul,
del malvarrosa, del deseo de escapar
de las rutinas con palabras
eufónica y quisiera ser más técnico,
más exacto,
mucho más riguroso
en el mensaje,
pero no sé, amor mío,
hablarte de la luna
sin su halo,
ni de los pétalos granates
de mi ocaso, no sé
escribirte
un te quiero
sin poder susurrarlo
a tus oídos.

.

viernes, 10 de marzo de 2017

3

Insinuación

No hables, no me digas, no te muevas
permite que mis manos te recorran despaciosas,
que te busquen las equis del tesoro, la luz
que se encienda con pensarme. Deja que te lama
los contornos, que juegue con mis labios
por tus núcleos y que se haga en ti
la alegre sinfonía de los gozos. No te evadas
de este instante en que te imagino
ardida y ardiente como un cielo
del que brotan espasmos y lloviznas;
acércate a mis latidos, a este clamor de un poema
que tiene vocación de seda pura.
Flor de la pasión que refloreces
entre mis dedos, abre tus pétalos a mi tacto
y desborda tu pasión en mis palabras.


.