domingo, 17 de diciembre de 2017

62

62

Mientras afuera el silencio
se extiende por los campos
y las viñas se someten
a los vítreos helores
de la noche
y los pinos quietos como inmensos
monolitos de esperanza
acogen en sus copas
a las alegres bandadas de gorriones
que lucieron en mis jardines
los giros increíbles de sus vuelos,
mientras el bosque inmóvil
respira su asombro de cristales
y las dunas
aferran en sus núcleos
cada pájaro de arena
que las hace, aquí
adentro luce el hogar 
al ritmo de las llamas,
dormitan mis perros sus cansancios,
sucedo yo con mis insomnios
aguardando que las horas
me acerquen por fin
hasta tu rumbo.


.

61

61

Te he buscado por tierras ancestrales,
por novelas inéditas, por mapas
sin tesoros, por ciudades remotas,
por las noches crudas de los fríos
te he buscado
por los océanos siderales de los sueños
y en las inmensas apocalipsis
de la Historia te he buscado
por las cimas insospechadas
del pecado, por el umbroso submundo
de las mentes y en los cuerpos celestes
de lejanas nebulosas
y ahora que te hallo,
—que por fin te hallo—
en este siglo
y en los espacios posibles
de esta dimensión
no puedo alcanzarte.


.

sábado, 16 de diciembre de 2017

60

60

De este día 
hecho al sol y a sus dorados,
al celeste de los cielos cristalinos
y a la fría claridad del aire puro
que se expande por mi bosque,
de este día
he de concluir
que
he sentido los latidos de la mar
hipotensados,
su sedosa persistencia
acallada en la arena
y en la noche,
en esta noche asombrosa,
he sentido
a las estrellas
próximas,
nítidas,
alcanzables
con la punta de los dedos.


.

59

59

No soy yo 
que voy por los caminos
cumpliendo con las leyes
impuestas por los hombres
y por los dioses. No soy yo
que cumplo los mandatos
que dicta la Natura
hasta sus límites posibles.
Es el mundo, su orden,
la crudeza de sus normas,
los desfases en las mentes
de los autarcas,
de los injustos,
es este frenopático
en que habito
el que me mueve
a ser
tal
como soy.


.

viernes, 15 de diciembre de 2017

58

58

Ha sido
un día de oficinas, de legajos,
de editar exhortos y memorias,
listados de materias,
de inventarios sobre asuntos
pendientes que decirte.
Ha sido un día de lloviznas,
de volver a casa paseando
sin paraguas,
de echarse una siesta
como un signo de empatía
con los sueños
y en la tarde metálica
y húmeda,
nostálgica y umbrosa
degustar un café,
descubrirle nuevamente al ocaso
matices diferentes
y recordarte, amor,
y recordarte.


 .

57

57

Sé de tus defensas,
de tus puntos cardinales,
de tus talones de Aquiles,
del mapa que contiene
las equis descifradas
de tus islas.
Sé de tus torreones,
de los túneles secretos
que recorren tus ideas
y sé…

sé que me equivoco,
que siempre me equivoco
y me vences.


.

56

56

La lluvia hace intenso el color
gris de la autopista, el verde
desecado de los pinos
y a la tierra le revive
su aroma
y al cristal
le devuelve el tintineo
de las lágrimas que caen.
La lluvia,
por fin,
otra vez
la lluvia.

.

55

55

Vas al borde sur de tus abismos
y observas la vida lentamente,
una calle plagada de silencios,
un jardín que se te otoña,
aquella golondrina que volara
por tu cielo en primavera
que no vuelve
y las olas que insisten
incansables
y regresas a tu casa
cuando el frío
se te cuela
por las venas carne adentro
y meditas
sobre
ti
y
tus
abismos,
sobre esta vida
que se escapa
irremisible

y hacia dónde...


.

jueves, 14 de diciembre de 2017

54


54

Aún se puede adentrar en la rutina
un atisbo de luz, una esperanza,
otro  corazón que te sorprenda,
el canto de la lluvia por el bosque,
este azul rojizo de un ocaso
que tiende a renacer con otros brillos,
una risa que surja porque surge.

Aún se puede impregnar esta rutina
del tacto de tu voz, de tu alegría,
de tus ganas de vivir cada minuto,
del beso que me arranque de las sombras.


.

53

53
[Flash]


En la desnuda pared de aquella mole
de pisos apiñados a las afuera
de una ciudad del sur desaliñada,
en un pequeño rincón de cal brillante,
una  anónima mano había escrito
en roman cursiva elegantísima
un mensaje sutil:
¡Te amo, Jota!
Firmado: Carmen.


.

52

52

Sé que tengo al mar y no es preciso
que bullan sus olas en el rompiente
ni que oiga su bramar sobre la orilla
ni que mute su azul en verde oscuro.
Sé que está ahí, es intuitivo
o acaso su salitre me lo ofrezca
o puede que esté en mí, 
que sea yo
una gota de mar que se evapora.


.

51

51


Ha sido un día gris, un día gélido,
un día sin color en sus instantes,
un día que tú
has hecho limpio,
abierto al color y a la esperanza.


.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

50

50

Debería aprender de tus gestos
los secretos de la magia, de tu piel
la seda de las mariposas,
de tus besos, de tus besos, debería
aprender la adicción por los pecados


más mortales.

.

49

49

Otra vez 
la muerte
por la muerte
siquiera
nos
conmociona.

.

48

48

Quizás sin que nadie lo observe,
sin que nadie se admire
de la profundidad del suceso,
sin que se emocionen los iris
de los apresados a la tierra,
el cielo
cristalino
nunca fue 
tan cristalino,
tan nítido, tan hermoso.


.

47

47

Fui nombrado para los mares remotos
y para las noches oscuras, para sortear
las tormentas desatadas en las mentes
de asesinos y libertarios y para suceder
en las calmas tediosas del océano.
Fui nombrado para soportar las heridas
sufridas por los otros, para extraer
de esos cuerpos las necrosis agudas
y las crónicas psicosis de los solos.
Fui nombrado para driblar la ley
para el bien de los inermes
y ahora
que el otoño
se aproxima
a mi rumbo
no hallo
un pantalán amigable,
ni un puerto que cobije mis cuadernas,
solo aguardo 
la crudeza del invierno, 
el desguace
y la quietud y el olvido.


.

martes, 12 de diciembre de 2017

46

46

De nuevo estoy aquí, tan desganado,
tan dado a la desidia, tan hecho a la asistolia
que los fríos nos contangian.
De nuevo estoy aquí, en esta isla
de silencios, de umbrosas figuras
que recorren el paisaje
huyendo de tanta soledumbre
en la  algaba. Aquí donde se hunde
el futuro en los fangales
y las salinas tan fulgentes
diluyen sus brillos en la lluvia.
 Y yo, de nuevo,
estoy aquí,
apenas con recursos caligráficos
para decir que estoy
sin fe, sin argumentos,
desprovisto 
de un método servible
para que nortes
tu rumbo 
hacia mi casa.




.

45

45

El invierno se aproxima
a estas tierras otoñadas;
qué será del jazmín expuesto
a las venticas, qué del limonero
y su repulsa a los fríos, qué será
de los naranjos que detestan
los helores, qué será
de los latidos de mi bosque,
qué de los que buscan
un refugio en nuestra patria
y quedan naufragados
más allá de las fronteras
de la vida.




.

44

44

De nuevo sucede lo antiguo, lo pasado,
lo de siempre: Amanece, repican las campanas
al mediodía, la plaza tiritando por los fríos
que nos llegan desde el norte, la tarde
que desiste de ser tarde tan temprano,
el crepúsculo retratado tras la mar
como un símil de la vida
y la noche,
otra vez sin ti 
la noche.


.

43

43

Desde esta altitud de los rompientes
observo al faro que avisa de los filos,
su extrema persistencia, su celo
cotidiano, la perenne precisión
de sus señales y el morboso navegar
de la vida hacia el naufragio.


.

lunes, 11 de diciembre de 2017

42

42

No existen ruidos tenebrosos en la noche
extensa que me habita, ni existen umbrías
que persigan con sus rúbricas
el fin de lo que somos. No existen
armisticios que prosperen en estas luchas
de ansiar tenerte sin medidas,
ni existen  rituales que te induzcan
dócilmente a entregarte ante el asedio
 y no existe, 
no,
no existe, 
intención de que te rindas,
existe
el deseo
de que libre
mente
me desees.


41

41

Te mueves entre píxeles y baudios
como una hábil urdidora de caricias,
como una maga que descifra
los sutiles misterios de los hombres
que vamos persiguiéndote.
Te mueves entre el son de las distancias
y la extraña cercanía que los besos
tejen una y otra vez
hasta atraparnos.


.

40

40

Sigo aquí, en este sur de las tormentas
abiertas a los océanos que agreden
a su paso la paz de los jardines,
las hondas raíces de los pinos,
la frágil tesitura de mi ánimo
hasta arrastrarlo a su desguace.
Sigo aquí, en estos territorios
ateridos por las sales, por las olas,
por la intensa corrosión
del viento en el costado.


.

39

39

Es lunes, mi amor, mejor dicho
fue lunes, lunes para tránsfugas
desencantados de la lluvia,
que ansían otra vez el regreso
de un estío exuberante,
el fin de los éxodos a otros
territorios, el retorno azul
de las nómadas golondrinas.
Es lunes, mi amor,
mejor dicho, ayer
fue lunes y los dos,
tú y yo,
lo hemos sobrevivido.


.