viernes, 7 de julio de 2017

27

Disteclias 27

Qué sientes, 
qué sentimos, 
qué extraño temor
nos rae las entrañas, 
qué alegrías
nos habrán proscrito de los labios
cuando 
se agoten nuestros tiempos 
y qué guerras
habríamos de librar 
para evadirnos
de todos los demonios 
que nos nazcan.

Seamos libres, al menos,
por los bosques piadosos 
que ocultan 
el ardor de los pecados
que anidan en nuestros nombres, 
por los muchos laberintos
que nos surjan 
por las rutas que vivimos.

Hazte a mí siendo tú
que este yo que  soy
se hará a ti
como 
esta luna esplendorosa
que ahora 
rebrota en nosotros.

.
Publicar un comentario