domingo, 9 de julio de 2017

33

Disteclias 33

Recuerdo madrugadas
de adioses y de pañuelos
en los viejos pantalanes
de la noche. Mi barco
soltando  amarras,
haciendo maniobras
para virar en redondo
y enfilar la bocana.
Vientos de popa y mucha suerte
y que halléis la ruta de regreso,
nos decían
y siempre regresábamos
como regresan 
los exhaustos nómadas del aire
cuando huyen de los fríos
terribles del invierno,
con los ojos enjutos,
con el tiempo en rebeldía,
con la memoria repleta
de algias y de naufragios.

.
Publicar un comentario