jueves, 13 de julio de 2017

44

Disteclias 44

Cristalinos arcángeles del Oeste
aúllan sus silbos entre los árboles
y un inmenso infierno se contagia
desde la mar de las culturas
a estas tierras plagadas de silencios.
Sus voces de vidrio se me adentran
por todos los rincones de estos páramos
y agitan con furor a los jazmines
que exhalan ebriedades por el aire.
Y ahora que el sueño se agita perezoso 
en mis pupilas y el soplo del viento 
me resulta refrescante, vean ustedes,
retomo mi afán por los insomnios
y quedo pendiente 
de 
la 
química.

.
Publicar un comentario