jueves, 10 de agosto de 2017

56

Agosto 56

Esta noche, amor, en que mi lengua
se enreda entre jazmines espinosos
y durmientes
criaturas que escapan de los riesgos
y que mis manos se quedan friolentas
pese a estos calores estivales
que agosto impone en estos campos.
Esta noche, amor, en que mi mundo
se vuelve paisaje de cipreses, umbría
que se ampara en umbrías y luna,
luna que se apaga sin remedio,
amor, en esta noche en que algo
gime lastimero en mis venas
y no hallo un norte al que evadirme,
en esta noche,
precisamente
en esta noche de geodas,
tú me llegas
y el Levante,
también me llega
el Levante.


.
Publicar un comentario